Welsh Terrier (Terrier galés)

El Welsh terrier es un perro de largas patas y pelaje hirsuto que por su aspecto recuerda a un airedale en miniatura o a un lakeland más achaparrado. Como el del airedale, su origen se remonta a principios del siglo XIX. Se crió como ratonero, además de cazador de animales más grandes que se consideraban alimañas, como hurones, tejones, nutrias y zorros. Al poder llegar a lugares inaccesibles para el perro de nutria y el foxhound, más grandes, solía acompañar a las jaurías de esas dos razas para hacer el trabajo conjuntamente. En 1884 se exhibió por primera vez en Inglaterra, y en 1886 se fundó un club de cría y el terrier galés fue reconocido por el British Kennel Club. Dos años después se exportó a Estados Unidos y actualmente es un perro de exposición y de compañía muy apreciado a ambos lados del Atlántico.

Welsh Terrier

Altura: 36-39 cm.
Peso: 9-10 Kg.
Esperanza de vida: 10-12 años
Origen: Gran Bretaña
Descripción: Terrier compacto pero de patas bastante largas, con la cabeza alargada y rectangular y las cejas, el bigote y la barba peludos. Orejas triangulares dobladas hacia delante y cola alta, normalmente recortada. Pelaje hirsuto de color negro o entrecano y canela.

Fuente: Perros, historia, descripción, fotografías. Bryan Richards