Spitz japonés

Al parecer, el spitz japonés es descendiente directo del samoyedo ruso, aunque por su reducido tamaño suele confundirse con el perro esquimal americano. Pero, al contrario de esta última raza, que se crió hace relativamente poco a partir del spitz alemán y cuyo pelaje está moteado de manchas de color crema, la capa del spitz japonés es blanca.

El Spitz japones se crió específicamente como animal de compañía y, aunque es muy juguetón, también es inteligente, aprende deprisa y suele ser obediente. No obstante, como sucede con muchos perros de tipo spitz, suele mostrarse algo receloso con los desconocidos y tiene tendencia a ladrar mucho. Ese rasgo, que puede resultar un inconveniente para ciertos amos, hace del spitz japonés un excelente perro guardián. Además, gracias a su buen carácter, es una de las mascotas más populares en Europa y Estados Unidos.

Spitz Japones

Altura: 30-36 cm.
Peso: 5-6 Kg.
Esperanza de vida: 10-12 años
Origen: Japón
Descripción: Perro de tipo spitz con el hocico afilado, las orejas pequeñas y erectas y la cola alta y empenachada curvada sobre el lomo. Pelaje corto en la parte inferior de las patas pero largo y denso en el resto del cuerpo.