Perros Militares de la Primera Guerra Mundial

Perros militares de la primera guerra mundial

El adiestramiento de los perros militares era tan meticuloso como el impartido para el manejo de las armas de los soldados. Debido a esto los perros se convirtieron en una ayuda incalculable para los ejércitos combatientes de la Primera Guerra Mundial y todas las que le sucedieron.

El reclutamiento

Durante el comienzo de la primera guerra mundial, los perros no fueron tan apreciados como deberían haberlo sido y su empleo como mensajeros fue minoritario. No obstante, no pasó mucho tiempo antes de que se hiciera evidente la variedad de misiones que podían desempeñar por lo que todos los perros que participaron en la guerra ganaron un gran respeto. Las razas utilizadas como mensajeros fueron muchas, pero los Terrier Airedale, los perros pastores, los Lurcher y los Collies fueron los predilectos. A los perros de raza pronto se les sumaron los mestizos; la demanda creciente de estos ayudantes inestimables obligó a hacer un llamamiento a la ciudadanía y a las sociedades protectoras de animales que permitió engrosar las filas de adiestramiento. Muchos de estos perros antes de entrar en los campos de adiestramiento sufrieron grandes penalidades debido al racionamiento impuesto, ya que sus amos a duras penas podían alimentarlos, así es que apenas llegaban al campo de adiestramiento recibían una alimentación nutritiva y un ejercicio sano para que estuvieran saludables y enérgicos.

Entrenamiento para la Guerra

Los perros se tenían que acostumbrar a los sonidos de la guerra, al silbido de los obuses y al estruendo de los camiones. Era imprescindible que se habituaran al fragor de la artillería y que soportaran el ruido atronador de las explosiones de granadas y proyectiles para que no se asustaran. Así es que durante el entrenamiento se les exponía constantemente a estos ruidos.

Perros Militares en el Campo de Batalla

Las razas más utilizadas en labores bélicas durante los años de conflicto en la Primera guerra mundial fueron el Pastor Alemán (alsaciano), el Terrier de Airedale, el Rottweiler y el Schnauzer gigante, aunque se pueden sumar muchas otras razas, porque aparte de la pericia del adiestrador, el éxito dependía de la inteligencia y la resistencia del can.

Al parecer Francia fue el primer país que empleó perros en maniobras de la infantería, aunque las primeras tentativas no resultaron fructíferas fundamentalmente por la poca cantidad de dinero que el ministerio de la Guerra asignó a esta iniciativa. Donde si se contaba con un gran presupuesto era en Alemania y Rusia, países en los que en todas las exposiciones caninas reservaban un apartado especial para los perros militares, a los que se tenía en muy alta estima.

Las misiones desempeñadas por los perros en el campo de batalla eran muy diversas; algunos reemplazaban a los vigías durante la noche, otros se encargaban de transportar heridos y otros prestaron excelentes servicios como animales de tiro transportando pertrechos y artillería ligera. Todas estas tareas eran fundamentales para el desarrollo de la guerra. Era tal la importancia de los perros militares que incluso llegaron a adiestrar perros para rescatar otros perros heridos.

De todas las funciones que los perros desarrollaron en la guerra la más importante fue sin lugar a dudas la de mensajeros. Los perros mensajeros tenían ventajas respecto a otros medios de comunicación y cuando conocían su destino demostraban una gran tenacidad para llegar hasta el. Los perros mensajeros ayudaron a mantener sin interrupciones las líneas de comunicación del ejército, avanzando por el frente bajo el fuego de artillería, llevando consigo mensajes urgentes. A menudo lograban atravesar zonas de las que un hombre no saldría con vida, superaban con más facilidad el terreno enemigo y podían recorrer varios kilómetros en pocos minutos. Ante la inminencia de un ataque, los perros se llevaban a las trincheras de primera línea donde permanecían a salvo en refugios subterráneos. Cuando era necesario enviar mensajes urgentes, estos se introducían en bolsitas de cuero que se ataban al collar del perro, indicando la hora de salida. No estaba permitido acariciarlos ni mostrarles afecto para que no olvidaran a su adiestrador, pero recibían una buena alimentación antes de ser enviados al frente donde nunca permanecían mas de 12 horas seguidas.

Nadie es capaz de cuestionar la nobleza y el valor que demuestran todos los perros que participan en las guerras humanas. Lo humanos luchaban por conquistar nuevos territorios y los perros en cambio solo participaban para que sus compañeros, soldados humanos, no arriesgen sus vidas. Los humanos siempre nos hemos aprovechado de la nobleza del resto de los animales, espero sinceramente que esto algún día deje de ocurrir.

Escrito por Aperrados

5 respuesta a “Perros Militares de la Primera Guerra Mundial”

  1. DORA:

    AMIGOS DISCULPEN EL PERRO INFECTADO CON EL VIRUS DE DISTEMPER PUEDE CURARSE ,YO, TENGO UN PERRO CON ESA ENFERMEDAD NO SE SI SE SALVARA O NO TIENE TEMBLDERA EN LAS PATAS POSTERIORES PERO COME NORMAL NOSE A MEJORADO NDA CON EL TRATAMIENTO QUE LE DIERON AYUDENME CON UNA RESPUESTA SI O NO SE SALVARA GRACIAS

  2. sandra:

    este tipo de informacion es muy interesante conocerla y que bonito se me hace el saber que hay personas asi que saben manejar a los animales pero lo malo de esto es que los perros tambien pueden ser lastimados

  3. Despacho:

    Muy buen comentario hacerca de los perros

  4. Que gusto leerle señor Sandersnam, amo de las ciencias paranormales, las conspiraciones y el ocultismo. Al parecer tiene nuevo sitio, pasare a visitarle, porque seguramente es buenisimo como todos los anteriores.

  5. Sandersnam:

    Excelente historia. Aporta conocimientos y entretención.

    Un abrazo.

    Sandersnam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *